domingo, 20 de julio de 2008

Fisiocratismo

Oposición al mercantilismo, articulada en Francia, encabezada por Robert J. Turgot (1727-1781) y François Quesnay (1696-1774).
Considerada como un antecedente de las teorías económicas liberales, constituyó un primer intento de efectuar un análisis global de la actividad económica.
Según la doctrina fisiocrática, la vida económica debía ser consideraba como un fenómeno natural, que funcionaría mucho mejor si se dejara al libre arbitrio de las leyes natural, evitándose toda clase de intervencionismo por parte del estado.
Para los miembros de esta escuela, esas leyes naturales eran evidentes por sí mimas, tales como el derecho a la propiedad y a la libertad, que se complementan con los principios de seguridad y de natural desigualdad entre los hombres. Este supuesto orden natural de las cosas, no coincida con el ordel real de las cosas debido a la imperfección y a la ignorancia de los hombres, claro está.
Para los fisiócratas, la actividad económicoa debe dejarse que transcurra por sí misma, siguiendo el famoso lema laissez faire, laissez passer, le monde va de lui même (dejad hacer, dejad pasar, el mundo va por sí mismo), del que posteriormente se apropiarían los economistas liberales.
Según esta doctrina, la riqueza verdadera es la que se puede consumir sin empobrecerse; la única fuente de producción que origina este tipo de riquezas es la tierra, de tal modo que la agricultura se convierte en la única actividad que multiplica los productos y su valor. La industria no hace más que sumar los valores de los productos que consume para crear un producto nuevo. El comercio es una actividad útil, pero no produce una verdadera riqueza, o sea no crea un producto.